Dr. Orlando Morales Matamoros
Ensayos: Ciencia y Tecnología

Dr. O. Morales: Índice

 

Home Page Edyd.com


Reflexiones Científicas y Tecnológicas

MISION PERMANENTE DE COSTA RICA ANTE LAS NACIONES UNIDAS.
NEW YORK, 15 ABRIL 1993

Ir a Tabla de Contenido

Derechos Reservados (© Copyright) Dr. Orlando Morales Matamoros 1997, omorales@sol.racsa.co.cr


COMISIÓN DE CIENCIA Y TECNOLOGÍA PARA EL DESARROLLO

Señor Presidente, distinguidos delegados:

La delegación de Costa Rica, representada por el Ministro de Ciencia y Tecnología, se permite hacer las siguientes observaciones sobre el tema en discusión: "Ciencia y Tecnología para el Desarrollo".

Parto de la premisa de que es posible desarrollar el subdesarrollo, y que ese logro es mediante ciencia y tecnología. Sin embargo, al hablar de desarrollo sostenible, debe tenerse claro que aumenta los costos de producción, y por otro lado, se requiere de más investigación y nuevas tecnologías para crecer en armonía con el ambiente.

Considero también aceptado el paradigma de la generación de riqueza, logrado mediante la articulación de la investigación científica con el desarrollo tecnológico y estos a su vez con la producción industrial que satisface las demandas del mercado con bienes y servicios de alto valor agregado.

En cuanto al tema específico sobre la endogenización de la ciencia y la tecnología, este concepto debe manejarse con cuidado. La primera impresión conduce a una afirmación rotunda, pero al analizarlo con cuidado, nos damos cuenta de las limitaciones de los países subdesarrollados. Es frecuente contar con los cerebros, pero no con las facilidades, o cuando existen los centros de investigación, falta personal idóneo. Lo que debe revisarse es el concepto de tecnología apropiada, ya que muchas veces se reduce a la introducción de tecnología obsoleta que consolida la condición de desarrollo. Por tanto, se debiera para favorecer una mejor actitud, hablar de tecnología avanzada apropiada y por ello se entendería la tecnología al más alto nivel que pueda manejar un determinado grupo social. Sin embargo, no debemos caer en la trampa de creer en una espontánea transferencia tecnológica, por cuanto la tecnología no es sino la aplicación del conocimiento científico para la producción de bienes y servicios. Esto explica la renuencia de los países industrializados para reducir el tiempo de protección de los derechos de propiedad intelectual. Dicho en otras palabras, la ciencia es libre y universal, pero la tecnología es estricta y nacionalizada, ya que es el fundamento de la competitividad industrial. Se es generoso con la ciencia, mezquino con la tecnología

Por tanto, se hace necesario establecer lazos de cooperación tanto horizontal como vertical, norte-sur, este-oeste y con cualquier otro punto de la rosa de los vientos, porque el destino de nuestra aldea global nos pertenece a todos. Así, la capacidad endógena se fortalece mediante "joint research ventures" que permita el libre flujo de investigadores, proyectos, ideas e inversiones de un punto a otro del planeta. Debe irse borrando, en esta materia un estéril nacionalismo, porque no sólo la ciencia es universal, sino que debemos actuar como ciudadanos del mundo.

Hago notar a nivel iberoamericano tres valiosas iniciativas, como ejemplo de cooperación en ciencia y tecnología:

a)Programa CYTED, Ciencia y Tecnología para el Desarrollo que promueve el gobierno de España.

b)El programa Bolívar de cooperación para promover la innovación tecnológica y la competitividad (Venezuela).

c)El mercado común del conocimiento científico y tecnológico que apadrina la O.E.A. a iniciativa del Uruguay.

Volviendo al tema específico de coordinación para la endogenización, resulta evidente que cada país debiera establecer al más alto nivel, el organismo responsable de ciencia y tecnología. Esto es tanto más importante en los países subdesarrollados, por cuanto no existe una actitud ni tradición en la materia. En el caso de Costa Rica, a pesar de que por más de 20 años ha funcionado un Consejo Nacional para la Investigación Científica y Tecnológica, recientemente se ha creado por ley un ministerio que trata esta materia. Por tanto, al más alto nivel de gabinete existe un responsable de la promoción del desarrollo científico y tecnológico, en forma integral, a través de programas nacionales de investigación desarrollo tecnológico.

De esta manera cada país tendría su estructura para formular políticas científicas y tecnológicas, pero igualmente al nivel de las naciones unidas, tanto la dirección de ciencia y tecnología, lo mismo que el fondo para su promoción, deben ser fortalecidos. Esto permitiría la consolidación de grupos dinámicos en Naciones Unidas y sus organizaciones, con los países miembros, que actuarían sinergéticamente. Nuestra esperanza es la consolidación del sector más que fraccionar o debilitar su acción, y sobre todo, crear un fondo que funcione como tal.

Pero cada país debe establecer claros compromisos, ya que el desarrollo y la lucha por alcanzar la meta, corresponde a cada uno. Obviamente, debe utilizarse la cooperación internacional, pero la obligación propia es irrenunciable. Entre esos compromisos anoto:

a)Aumentar la presupuestación nacional (Pública y privada al 1% del PIB y así romper el círculo vicioso de la pobreza (no se invierte por falta de recursos), en el círculo virtuoso del desarrollo: la inversión en ciencia y tecnología paga, aumenta la competitividad y reduce la pobreza.

b) Aumentar el número de investigadores a uno por mil habitantes. Es el hombre el protagonista del cambio. Estos procesos, A+B, deben darse conjuntamente, para que estén presentes tanto los recursos como los protagonistas.

c)Estimular el desarrollo tecnológico, de manera que el conocimiento se oriente en forma aplicada y productiva, ya que constituye un punto débil de los países subdesarrollados.

d)Además, ya que no puede haber ciencia y tecnología si no es con el apoyo técnico, especial énfasis debe tenerse en formar recursos humanos especializados en las nuevas técnicas que demanda la investigación moderna. En resumen, no puede ni siquiera pensarse en un desarrollo sostenible, mediante el insumo científico y tecnológico, si no es acrecentado el capital humano.

Permítanme ahora echar una mirada a la nebulosa bola de cristal que predice el futuro, en un contexto amplio:

a)Vivimos la revolución científica y tecnológica caracterizada por la acumulación del conocimiento.

b)La tasa de cambio tecnológico sigue aumentando año con año.

c)La producción depende más del alto conocimiento que de la mano de obra barata: el futuro pertenece al cerebro y no al músculo, ergo, debemos desarrollar mentes en vez de manos.

d)Si la brecha tecnológica entre los países industrializados y los más pobres continúa creciendo, terminará por hacerse irreversible, y así, estaremos participando en una carrera en la que por más que corramos, no podremos llegar a la meta. Por tanto, el desarrollo se vuelve una cuestión ética, ya que se corre el riesgo de un mundo dividido en seres humanos y en humanoides, entre aquellos que participan de la cultura universal y aquellos relegados a la pobreza e ignorancia. Investigación científica y desarrollo tecnológico articulado a la producción en armonía con el ambiente es una esperanzadora promesa.

Valdría la pena pensar en una propuesta en favor de la promoción científica y tecnológica en los países en vías de desarrollo. Como es bien conocido de todos, el subdesarrollo está asociado a una forma de producción técnicamente superada y que económicamente se sitúa en el sector primario de la economía. Con un ligero aumento en el valor de compra de nuestros productos de exportación en los mercados internacionales, podría fortalecerse el fondo de las naciones unidas para apoyar inversiones en investigación y desarrollo en los países pobres, como motor del desarrollo. No debe olvidarse que hasta el momento las estrategias de erradicar la pobreza han fallado, no debiéramos cambiar el enfoque.

Finalmente, un par de consideraciones sobre el desarrollo sostenible, que requiere de reconceptualización. El deterioro ambiental ha sido enfocado principalmente en aspectos ecológicos, de contaminación y de cambio global. Pero una sociedad planetaria que habita nuestra tierra, debe fijarse también metas en el campo económico, con relaciones de un intercambio justo y redistributivo, para así evitar el deterioro social. Debe pensarse también en ese ser humano planetario, objeto y sujeto de nuestros desvelos, en su dualidad cultural, propia y universal, con un mínimo de calidad de vida para que entienda y participe en el cuidado del navío espacial tierra que, todavía impulsada por el impulso primigenio del Big-Bang, pueda libre y próspera expandirse hasta el final de los siglos.

Muchas gracias.

---------- O -------------

Tabla de Contenido

 

Búsqueda personalizada


Política de Privacidad