Dr. Orlando Morales Matamoros
Ensayos: Ciencia y Tecnología

Dr. O. Morales: Índice

 

Home Page Edyd.com


Reflexiones Científicas y Tecnológicas

CUMBRE DEL PENSAMIENTO.
VISIÓN IBEROAMERICANA 2000,
ANTIGUA GUATEMALA, 26/29 ABRIL 1993

Ir a Tabla de Contenido

Derechos Reservados (© Copyright) Dr. Orlando Morales Matamoros 1997, omorales@sol.racsa.co.cr


CONSIDERACIONES PARA UN DEBATE:
"CIENCIA Y TECNOLOGÍA, ALTERNATIVAS PARA EL DESARROLLO".

Brevísima introducción

Dice la sabiduría popular que, "cuando las cosas por sabidas se callan, por calladas se olvidan". Por tanto, estas consideraciones se basan en conceptos generales aceptados, más que en rebuscadas teorías. Dentro de esta perspectiva, ya decía Descartes que el sentido común era el menos común de los sentidos.

1. ¿Para que estamos en este mundo?

A pesar de los muchos enfoques individuales, podría convenirse, como lo afirmaba Platón: "para dar al cuerpo y al alma toda la perfección de que sean susceptibles" y que en una versión actual sería que los ciudadanos alcancen al máximo su realización personal en cuanto a los bienes materiales y goces culturales de que disfruten.

Tal vez coincidamos también que un aumento de la calidad de vida, es un propósito simple y claro de todos los gobiernos.

2. ¿En que mundo estamos?

Debemos situarnos históricamente en plena revolución científica y tecnológica, en la cresta de la tercera gran ola que ha conmovido la humanidad, en los albores del siglo XXI, época de portentosos cambios y que por tanto debiéramos irnos preparando para el "shock del futuro", al decir de Alvin Topfler.

3 ¿Es posible desarrollar el subdesarrollo?

Mucho se ha debatido sobre las posibilidades de que países pobres lleguen a industrializarse, pero la experiencia del sur-oeste asiático (Taiwan, Corea del Sur, Singapur, Hong Kong), ha demostrado que sí es posible alcanzar el desarrollo. Lo que además resulta claro es que el desarrollo no llega solo, no es cuestión de tiempo, sino que los países que lo logran deben de luchar y planear a futuro para alcanzarlo.

4 ¿Puede hacerse irreversible la brecha tecnológica?

Me refiero fundamentalmente a Latinoamérica, cuya producción científico tecnológica apenas alcanza el 1% de las publicaciones mundiales y que el citation index señala que los artículos son poco citados, lo cual hace dudar de su calidad. Un continente que ha basado su actividad económica en el sector primario, caracterizado por su bajo rendimiento y bajos precios en los mercados internacionales. El analfabetismo alcanza en algunas regiones cifras alarmantes, en momentos en que saber leer y escribir debiera ser un derecho humano elemental, cuando más bien debiéramos estar hablando de estrategias para lograr la alfabetización computacional del ciudadano del próximo siglo.

Nuestra industrialización apenas va en vías de consolidarse, el sector terciario es incipiente, y en general, nuestros productos, bienes y servicios son de bajo contenido de valor agregado.

6. ¿Tenemos los pies puestos en la tierra?

Ya nadie cree que el trabajo per se, concebido como actividad física, sea fuente de riqueza. El futuro pertenece al cerebro y no al músculo, y por tanto, las actividades productivas deben irse desplazando desde intensivas en mano de obra a intensivas en conocimiento. Ya el Presidente Salinas de Gortari se planteaba en Guadalajara, si debiéramos dejar de abrir los surcos de la tierra y en su lugar abrir los surcos del cerebro; también el Presidente Lacalle de Uruguay, con el patrocinio de la Organización de Estados Americanos adelanta el concepto panamericanista del Mercado Común del Conocimiento, y ha manifestado el Presidente Calderón de Costa Rica que, el éxito como país depende del uso inteligente del nuevo y sutil insumo del conocimiento.

7. ¿Cuál es el rol de ciencia y tecnología en la generación de riqueza?

El bienestar humano, la calidad de vida y el progreso de los países es función de su economía. Si no se genera riqueza en el sector productivo, no hay forma de que los países se desarrollen. El dicho popular es cierto, "la plata no lo es todo, pero cómo ayuda". Evidentemente no se puede hacer chocolate sin cacao.

El paradigma presente de la productividad se basa en articular la investigación científica con el desarrollo tecnológico y unir a su vez en este binomio con la industrialización y el mercado donde se comercializan bienes y servicios de alto valor agregado.

Decía un diputado costarricense que nuestro país no puede progresar mientras su sistema de producción vaya a "gota de sudor por grano de frijol". En efecto la actividad agropecuaria ha tenido esta evolución:

Uso abundante de mano de obra

Tecnificación de procesos (Mecanización agrícola)

Incorporación de los principios de la revolución verde

Uso de la biotecnología, y últimamente

La revolución agromática

Desafortunadamente, nuestro desarrollo ha estado basado en la perspiración y no en la inspiración, ha privado la fuerza y no la inteligencia, exportamos grandes volúmenes de bajo valor agregado.

8. La pobreza de las naciones es el déficit de capital humano

El ser humano es el protagonista de los cambios que transforman la humanidad. La riqueza no es un asunto geográfico que tenga que ver con la posición (norte-sur; este-oeste) ni con la riqueza de los recursos naturales. Muchos países con grandes riquezas no pueden hacer uso de ellas, por imposibilidad tecnológica. Ni el petróleo, ni los minerales, ni nuestros bosques nos han enriquecido. Modernamente, es tecnología, el uso del conocimiento para elaborar bienes y servicios, la que genera riqueza. Pero he aquí algo olvidado, el ente transformador, el protagonista, es el hombre mismo, aquel que ya no formaría parte de la mano de obra, ni la fuerza laboral, ni del recurso humano, sino de capital humano.

El capital humano está en la persona capacitada, aquella que ha convertido su cerebro en un rico reservorio de pensamiento y de acción. Por eso debemos elevar la escolaridad promedio, el número de estudiantes universitarios, actualizar la educación técnica, fomentar la investigación científica, estimular el desarrollo de la ingeniería; todo esto con el propósito de incrementar el capital humano.

Por tanto, si la riqueza de un país depende de su capital humano, la única medida es invertir en capital humano, para un futuro desarrollo: educación, ciencia, tecnología y técnica.

9. El peligro latente de los humanoides.

El vertiginoso aumento del conocimiento y de la tecnología ha llevado a redefinir el concepto de desarrollo como tasa de cambio; no es simplemente lograr una transformación, sino lograrlo en un tiempo muy corto. Los países desarrollados cambian rápidamente, los subdesarrollados lo hacen lentamente, y por eso con el correr del tiempo nos vamos atrasando. Quien no se adapta perece, es una máxima darwiniana, y debemos aumentar nuestras fortalezas para sobrevivir. Si los países subdesarrollados, no logran evolucionar rápidamente, si las economías no se modernizan, pueden quedar sumidos en la pobreza como país y reducidos en su plan de vida como sociedad. Podría llegarse a un caso extremo, de que, el mundo se divida en dos grandes grupos: los seres humanos que gozan de una cultura universal y que tecnológicamente se han adaptado, y el grupo de los humanoides, quienes viven un reducido grupo cultural, ajeno a la tecnología y lleno de privaciones.

10. ¿Cuál ha de ser la visión Iberoamericana 2000?

La de cambio, cambio rápido para adaptarnos al ritmo de los tiempos; la de acrecentar el capital humano y favorecer el desarrollo tecnológico, la de incorporar la etapa de alfabetismo computacional, la que busque el mayor valor agregado en el sector productivo, aquella de la solidaridad cultural iberoamericana para fortalecer las debilidades y el logro de un desarrollo conjunto para mirar con confianza los retos del siglo venidero.

---------- O -------------

Arriba

Tabla de Contenido

 

Búsqueda personalizada


Política de Privacidad