Dr. Orlando Morales Matamoros

Dr. O. Morales: Índice

El Susto

Cuentos

Derechos Reservados (© Copyright) Dr. Orlando Morales Matamoros 1997-2008, omorales @ racsa.co.cr

 
  


 
 

 

 

El niño crecía normalmente y el padre amoroso gustaba de jugar con él. En medio de las risas de todos, el niño era suspendido momentáneamente en el aire como imitando una caída, ante lo cual el bebé abría desmesuradamente los ojos y producía unos estertores como tratando de buscar temporalmente apoyo en lo etéreo del vacío. Más tarde, la cosa era con las cosquillas. Al chiquillo se le estimulaba la planta de los pies y las axilas y en una manifestación de cariño paternal, el tierno abdomen servía de órgano musical cuando el padre soplaba fuertemente sobre él.

Conforme fue creciendo, así fueron cambiando las caricias que se transformaron en regalos. Primero fueron esas cajas sorpresa que al abrirse dejaban salir un muñeco de cuello de resorte y cara de bobo, ante lo cual el niño reía nerviosamente y e progenitor estallaba en carcajadas. También las fiestas de din de año eran esperadas con particular emoción por su papá, sobre todo por las visitas a la casa de sustos, la mujer sin cuerpo y cuanta cosa podría impresionar a niño. Según él decía, su mayor satisfacción era divertir a su hijo.

Y así, el niño creció entre las carcajadas de su padre, y continuó dando al niño obsequios, que por ejemplo, producían una ligera descarga eléctrica, muy pequeñita eso sí, pero que daba gran molestia, al fin al cabo.

Cuando en el país se introdujo la costumbre del "Halloween", al jovencito se le preparaban sorpresas que resultaban espeluznantes para un carácter frágil, y así continuó por bastantes años, en toda ocasión propicia.

No hubo tiempo de dar tratamiento psiquiátrico al padre y en cuanto al joven no ha sido posible quitarle esas crisis nerviosas en que a menudo se carcajea y grita: pam, pum, pa; pam, pum, pa. El error fue el regalo de la pistola, y la curiosidad del joven que esperando la sorpresa, apuntó a su padre y descargó al arma en medio del pecho, en medio de la cabeza o entre los dos ojos, que para el caso lo mismo da.

 

---- FIN ----

 

 

 

 

Búsqueda personalizada


Política de Privacidad

 

 

Política de Privacidad